Médicos de familia de Castilla-La Mancha amplían sus conocimientos sobre depresión para mejorar el diagnóstico y el tratamiento desde Atención Primaria

  • Gracias a una iniciativa público-privada impulsada por la Universidad de Alcalá y Lilly
  • Más de 50 médicos de familia castellano-manchegos participan en Albacete y Ciudad Real en un programa formativo de la Universidad de Alcalá para mejorar sus habilidades en el tratamiento de la depresión, un trastorno que en Castilla-La Mancha afecta a más de 106 mil personas(1).
  • Con una metodología procedente de las universidades anglosajonas, pretende mejorar la formación de 2.000 profesionales sanitarios de toda España.


07 de mayo de 2012.- La depresión y los trastornos de ansiedad representan cerca del 80% de las enfermedades de salud mental atendidas por los médicos de Atención Primaria. En Castilla-La Mancha, según la Encuesta Europea de Salud en España 2009, un 12,7%(1) de la población sufre episodios depresivos. Sin embargo, la diversidad de síntomas, en ocasiones, enmascara la sintomatología emocional tradicional y dificulta el diagnóstico a estos profesionales.

Ante este panorama, la Universidad de Alcalá, en colaboración con la farmacéutica Lilly, ha decidido acercar a los médicos castellano- manchegos su título propio de formación  “Habilidades Diagnósticas y terapéuticas: El paciente depresivo en atención primaria” para dotarles de las herramientas necesarias que les permita realizar un diagnóstico precoz e iniciar el tratamiento de forma temprana. Más de 50 médicos de familia de Albacete y Ciudad Real han participado ya en este programa, que se impartirá en 42 ciudades españolas para llegar a 2.000 profesionales sanitarios de toda España.

El Dr. Ricardo Manzanera, Director Científico del curso y Profesor de Prácticas clínicas en Atención Primaria, de la Facultad de Medicina del Imperial College de Londres, ha señalado que “es necesario facilitar a los médicos de familia los elementos apropiados para el manejo correcto de la funcionalidad psicológica, social y biológica del enfermo”, apunta el Dr. Manzanera como objetivos clave en esta formación.

El curso se basa en la metodología anglosajona de forma que se analizan casos clínicos, a partir de los cuales el alumno reflexiona sobre las necesidades de los pacientes, aunque no hayan sido demandadas en la consulta. A partir de esas necesidades, el médico identifica sus carencias formativas, como un mayor conocimiento teórico o habilidades de comunicación, y las plantea al profesor en la siguiente clase. Esta metodología se conoce con las siglas en inglés PUNS & DENS (Patients Unmet Needs & Doctors Education Needs), que responde a “Necesidades de los Pacientes no Resueltas y Necesidades Educativas de los Médicos”.

Las necesidades del paciente se han agrupado alrededor del momento del diagnóstico, el  seguimiento y el tratamiento de la depresión, en el entorno de Atención Primaria. El curso tiene una duración de 12 créditos europeos (ECTS - cada crédito europeo se corresponde con una carga de dedicación del alumno de entre 25 y 30 horas).

“Los grandes beneficiados serán los pacientes ya que encontrarán profesionales más receptivos y mejor formados, incluso en áreas no farmacológicas que van más allá del ámbito médico”, explica el profesor Jerónimo Saiz, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Mejorar las habilidades del médico ante el paciente con depresión permitirá reconocer y manejar la depresión de manera óptima. “El médico va a poder detectar las carencias y necesidades del paciente, poniendo a su alcance un tratamiento más completo e integral”, afirma el Dr. José Manuel Benítez, médico de familia de la Unidad de Trastornos Cognitivos y Psicogeriatría CAEM, de Parc Salut, en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Por su parte, el Dr. Javier García Campayo, psiquiatra del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, considera que el hecho de que los médicos de atención primaria tengan un mayor conocimiento de la depresión tendrá ventajas para los psiquiatras puesto que “los casos más leves de depresión representan entre  el 80 y 90%, y el hecho de que puedan ser tratados por médicos de familia permitirá que los psiquiatras dispongan de mucho más tiempo de dedicación a otras patologías más graves.”

“La iniciativa es posible gracias a la sensibilidad de Lilly por mejorar la formación del profesional sanitario de atención primaria y a la existencia de un colectivo médico formado por médicos de familia y psiquiatras de la Universidad de Alcalá interesados en el desarrollo del conocimiento sobre depresión, señaló el profesor Melchor Álvarez de Mon, Catedrático de Medicina en la Universidad de Alcalá.


Sobre Lilly

Lilly, una compañía líder basada en la innovación, está desarrollando una creciente cartera de productos innovadores aplicando los descubrimientos realizados en sus laboratorios, situados en todo el mundo, y gracias a la colaboración con eminentes organizaciones científicas. Con sede en Indianápolis, Indiana, Lilly proporciona respuestas -a través de medicamentos y de información- a algunas de las necesidades médicas más urgentes en el mundo.

Para más información: www.lilly.es

Referencias: 

1. INE, MINISTERIO DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD, 2009.  Encuesta Europea de Salud en España. Errores de Muestreo (Problemas o enfermedades crónicas o de larga evolución en los últimos 12 mese diagnosticados por un médico según sexo y comunidad autónoma. Población 16 años o más)


Última revisión 08/05/2012
Cerrar Subir
  1. Alemania
  2. Argentina
  3. Australia
  4. Austria
  5. Bélgica
  6. Brasil
  7. Canadá
  8. China
  9. Corea del Sur
  10. Dinamarca
  11. España
  12. Estados Unidos
  13. Estonia
  14. Filipinas
  15. Finlandia
  16. Francia
  17. Holanda
  18. Hungría
  19. India
  20. Irlanda
  21. Italia
  22. Japón
  23. México
  24. Noruega
  25. Reino Unido
  26. Rusia
  27. Singapur
  28. Suecia
  29. Suiza
  30. Taiwán
  31. Turquía