Nuestra historia

En 1953 se constituye la Sociedad INDIANA S.A, con un capital de 20 millones de pesetas, que impulsa la comercialización de productos de Lilly y que ya contaba con instalaciones fabriles en Madrid.  Pero es el 27 de junio de 1963, hace más de 50  años, cuando los accionistas venden a Eli Lilly & Company el 50% de sus acciones, creándose la joint venture de Lilly en España. Será ya en enero de 1996 cuando la compañía adquiera todas las acciones convirtiéndose Lilly España en una afiliada en el contexto de la presencia global de Lilly.

Varios hitos ocurridos a lo largo de estos 50 años demuestran la fuerte apuesta que Eli Lilly & Company ha mantenido siempre por España y que se hace patente a partir del año 1966, cuando las instalaciones existentes hasta el momento resultaban insuficientes para el volumen de trabajo y se comienza la construcción del complejo industrial que la compañía tiene en Alcobendas.

La nueva planta situada en el complejo de Alcobendas se inaugura en 1968, que si bien en un principio se centra en la producción de inyectables, cápsulas y secos, en el año 94 se especializa en fármacos secos orales no cefalosporínicos, hasta que en 2013 se decide diversificar la producción incluyendo también los parenterales entre las presentaciones producidas.

Otro de estos grandes hitos de la filial española tiene lugar  en 1980 con la creación del Centro de Investigación-Dista en la localidad de Valdeolmos, siendo el segundo por orden de importancia de Lilly en Europa y el tercero en el mundo, y que permite comenzar la actividad investigadora en España hacia 1984. Sin embargo, el impulso final a la I+D de la compañía tiene lugar en 2002 con la inauguración del Centro de Investigación en Química Médica y en 2009 con el Laboratorio Europeo de Bioquímica y Biología Molecular, conformando uno de los centros privados de investigación más importantes de España.

Además, en 2001 la afiliada Española crea la Fundación Lilly, cuyo objetivo es contribuir al desarrollo del conocimiento y del sistema de salud español en favor de la salud pública y la calidad de vida de los ciudadanos mediante programas y actividades de apoyo a la investigación, la difusión del conocimiento científico, la formación de los profesionales y los pacientes, la promoción del español como lengua de comunicación y divulgación científica y la organización de foros de opinión e intercambio de ideas

Gracias a esta apuesta continua, Lilly España es hoy una compañía innovadora y una de las pocas multinacionales en el país con capacidad para desarrollar todo el proceso que requiere un fármaco, desde que se descubre una nueva molécula hasta que llega como medicamento a la oficina de farmacia, lo que implica investigación básica, el desarrollo, investigación clínica, fabricación y comercialización.